lunes, 9 de septiembre de 2013

"Operación Poon Hill": Una panorámica del destino final


3am. Almendras y chocolate de desayuno.
El frío y las estrellas eran buenos presagios…
Caminito de luciérnagas…

Sabía que con las luces del alba Las comenzaría a ver…
Aún no había amanecido, pero la luz de mi linterna comenzó a hacerse difusa.
Supe que, al salir de la arboleda, Las tendría frente a mí.
Y después de una curva, ahí estaban.



Todas.
Sagradas Montañas.




Impresionada, paré a un lado del camino y Las contemplé en silencio.
Lloré con la misma emoción que, ahora que lo escribo, ata mi garganta al recordar ese momento.
No podía continuar sin guardar en mi memoria lo que sentí tras esa curva.
Inmensidad.
¿Cómo puede ser que haya llegado a un lugar tan increíble?
¿Cómo puedo ser tan afortunada?
¿Qué hice yo para merecer estar aquí?
¿Por qué?


Espero que mis años jamás me roben ese momento…






Continué caminando hasta la plataforma de observación.
Sola.
Aún impresionada, contemplé desde lo alto aquella panorámica.

Frente a nosotras, los HIMALAYAS!.


En unos días, casi alcanzaría una de aquellas cimas...


2 comentarios:

  1. Extraordinario, cálido y muy apasionado mensaje, el que compartes. Maite Gandía, vital y valiente. Un fuerte y cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanjo, siempre tan cariñoso conmigo…
      Si te digo la verdad…. ni te imaginas cuántas veces en las montañas pensaba…. “Le encantaría este trek a los chicos de “Caminatas a las 8”……”.
      Aunque nosotros empezábamos bastante antes de las 8 !!
      caminatasalas8.blogspot.com.es

      Eliminar