domingo, 14 de abril de 2013

Nepal de Retos y Sueños...


Nepal me recibió en días de Festival, me colocó frente a un gran Reto personal y me permitió cumplir uno de los mayores Sueños de mi vida, uno de esos que sueñas desde pequeño y crees sea imposible de cumplir…

Por ello, Nepal ocupará siempre un lugar especial en mi corazón y mi memoria.

*** UN RETO PERSONAL: El Silencio. 

En la montaña de Shivapuri, donde nace el río sagrado Bagmati, viví una de las experiencias más duras y a su vez más gratificantes de mi vida
Dueña desde hace tantos años de una mente parlanchina que vuela, sueña, inventa y crea sin descanso… Decidí que había llegado el momento de dedicar un rato a aprender a controlarla, aprender cómo hacerla callar.
Era el momento de escuchar el silencio absoluto de mi mente, de tomar el control de mis pensamientos…


 Decidida a sentirme y crecer, estaba preparada para comenzar el Reto: controlar una mente alborotada.

Llegó el Retiro y con él, la meditación y el silencio durante 10 días.
Cada mañana, a las 4am, con el sonido metálico de un gong comenzaba una intensa jornada.
Sentada con las piernas cruzadas sobre mi cojín, me esperaban a diario casi 12 horas de meditación. Inmóvil, con eventuales pausas de no más de 5 minutos, comiendo por última vez a las 12 del medio día, sin contacto visual y sin hablar…
De incalculable dureza física (nunca había pasado tantas horas inmóvil sentada en el suelo) e increíble dureza mental, disfrutando del Noble Silencio, descubrí la Técnica Vipassana.
Aprendí a escucharme en silencio, a sentirme como nunca antes había hecho, a ver el mundo con otra mirada.
Aprendí a llegar a las profundidades, mucho más allá de donde nunca antes había llegado.

Durante esos 10 días, cumplí sola y en silencio 30 y entendí una forma diferente de vivir.


*** UN SUEÑO: Una Aventura y el Cielo más increíble… 

Sólo 10 días después de volver al mundo real y salir de mi retiro, con una energía diferente, comenzaba una gran aventura, que me llevaría a cumplir aquel sueño imposible…
Lo haría real en Nepal, pero comenzó a hacerse real cuando lo soñaba antes de dormir y comenzó a hacerse posible 6 meses atrás, cuando en Vietnam conocí a una pareja que, en cierto modo, cambió mi viaje.

Cuánta gente nos pasa por  delante y, si se presta atención, pueden llegar a cambiar de alguna forma tu vida.

Al despertar ese día de Abril, Nepal no estaba en mi mente, mi viaje duraría los 3 meses previstos y pasaría por los 4 países planeados antes de regresar a casa…
Ese día, sentada casi en el suelo en una calle en medio de la nada, cerca de Saigón, una pareja de unos 60 años compartieron mi mesa y me contagiaron una gran ilusión a través de sus miradas.
Él me dijo que era su segundo día en Vietnam… y ella, que no había hablado hasta el momento, con una increíble expresión y tremenda luz en su mirada añadió:
“¡Venimos de cumplir un Sueño!”.
Imposible no interesarse.
Con gran atención escuché emocionada qué sueño cumplieron a sus 60’s y cómo fue.

Al separarnos, en el autobús en el que viajaba lloré emocionada y en silencio.
Esa señora me hizo recordar algo que soñaba despierta las noches que no podía dormir de pequeña.
En ese bus, recordé con angustia y entre lágrimas los miedos que no me permitían dormir y también sentí la tranquilidad y seguridad que sentía cuando me imaginaba y me soñaba aventurera antes de caer dormida.

Las palabras de esa señora me llenaron de emoción al hacerme ver que esa aventura era viable.
Llegar “casi” hasta la cima de una de las montañas más altas del mundo era posible para gente normal y corriente.

Más de 20 años después, ese día, los Annapurnas se pusieron de nuevo en mi camino.
Desde ese momento, casi a diario, los imaginaba frente a mí…

Es curioso cómo esa pareja, con la que estuve lo que dura un cuenco de “Pho” vietnamita y de la que no recuerdo nada más que su historia y su emoción, cambió el rumbo de mi viaje y puso a Nepal en mi ruta.

Qué mágica es la vida!!!

Cuántas personas se cruzan en nuestro camino y, sin ser conscientes de ello, a veces nos cambian la vida un poquito.
Cuántas veces durante este viaje he sentido que “mis sueños y experiencias”  han hecho ver el mundo de forma diferente a otras personas y han “volado” conmigo…

Qué hermoso es compartir sueños, aventuras e ilusiones!!!
Qué maravilla, hacerlas realidad.


Creo que cada vez que inventamos e imaginamos, creamos nuestros sueños.
Sueños que revolotean a nuestro alrededor hasta que, un día y casi sin darnos cuenta, los hacemos realidad y pasan a formar parte de nuestro espíritu.
Sueños que son un trocito de alma!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario