lunes, 19 de noviembre de 2012

Un día que marcó un antes y un después…


Cada vez que alguien me pregunta y explico por qué y desde cuándo viajo, cuento una anécdota que ahora me parece increíble, aunque cuando sucedió la pasé por alto y no le di demasiada importancia…

No quiero dejar atrás Camboya sin compartiros ese momento increíble que describo casi a diario…

Dejaba atrás Laos y me dirigía a la frontera con Camboya en autobús cuando un teléfono en el fondo de mi mochila comenzó a sonar…
Llevaba meses sin recibir llamadas en ese teléfono, por lo que estaba sorprendida de escucharlo… De hecho tardé un poco en reconocer que ese sonido salía de mi mochila…

Cogí el teléfono con curiosidad y cierta preocupación… ¿habría sucedido algo en casa y por eso me llamaban al “teléfono de las emergencias”?.
La curiosidad pronto se convirtió, de nuevo, en sorpresa cuando me di cuenta de que ese sonido no era una llamada, sino una alarma!!

¿¿Una alarma?? Muhhh… es 4 de Junio… ¡¡No es el cumpleaños de nadie de casa!!
Y comencé a leer una alarma que yo misma había fijado meses atrás…

** Decía, textualmente, lo siguiente:
“IMP!!. SIN-MADxDOH. QR641+QR69. Loc.:ZLAC2K.”

*** Que se traduce de la siguiente forma:
“IMPORTANTE!!!.Singapur-Madrid con escala en Doha. Vuelos QR641+QR69. Localizador:ZLAC2K”

**** Y significa lo siguiente:
“HABÍA OLVIDADO MI VUELO DE REGRESO!!!!!!!”

Una carcajada salió de mis entrañas, silenciando de sorpresa las conversaciones a mi alrededor.
Había olvidado algo tan importante como mi vuelo de regreso!.
Debía estar en Singapur, frente a una puerta de embarque y, sin embargo, estaba entrando en Camboya dispuesta a comenzar una nueva aventura!!

Nunca olvidaré la tremenda sensación de “Libertad Suprema” que ese olvido provocó en mí.
Habían dejado de existir barreras en mi vida, no había límites.

Libertad Suprema que me permitía y me permite cada día  acompañar mi felicidad.
No viajo para buscar mi felicidad.
No viajo persiguiendo mi felicidad.
VIAJO ACOMPAÑANDO MI FELICIDAD!.
En ese instante en que sonaba por segunda vez la alarma y leía su mensaje fui realmente consciente de ello.

Sentí la mayor libertad del mi vida y, a su vez, una gran sensación de incredulidad…
¿¿¿Qué me ha pasado???
Yo, tan organizada, metódica y planificada… y se me olvida mi vuelo de regreso??????
Ese olvido marcó un antes y un después en mi viaje.
Si bien es cierto que hacía tiempo que había decidido no volver… en realidad, no lo había materializado porque en ningún momento cancelé mi billete de regreso. Algo inconsciente no me permitía hacerlo…


Sentí Sorpresa, desmedida Libertad, una arrolladora Felicidad y una pizquita de Incredulidad…
Ingredientes ideales para seguir cocinando a fuego lento el viaje de mi vida…
   


 Un gran abrazo de árbol camboyano!!!!


2 comentarios:

  1. Que chulo Maite. Y sigues y sigues, y no paras de andolear. Que te siga yendo tan bien y sigas construyendo este viaje, que ya decia Antonio Machado: "caminante no hay camino, se hace camino al andar...". Muakis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y 9 meses después de ese momento.... continúo viajando... y ya es UN AÑO!!. Cuanta razón tenía el maestro Machado... "Caminante, no hay camino...."

      Eliminar