jueves, 14 de junio de 2012

Un mordisquito a Vietnam

Después de pasar 20 días en Vietnam, os voy a hablar de mis impresiones durante todo esse tiempo en este increíble país.

Antes de llegar a Vietnam,  cuando contaba a otros viajeros que ya habían estado aquí que éste sería mi siguiente destino, todos coincidían en sus opiniones… : “ Vietnam es un lugar que te encantará, pero no por sus gentes, poco amables y hospitalarias”.
Asique, aún sin quererlo, ya tenía un prejuicio en mi cabeza. Pero aún quedaba mucho camino por andolear en Vietnam….

Mi primera parada en fue Ho Chi Ming City (HCMC), la antigua Saigón.

Como curiosidad, deciros que fue el principal puerto de Camboya, hasta que los vietnamitas se la quedaran en el siglo XVII. Con el nombre de Saigón, fue capital de la colonia francesa de la Conchinchina y luego fue capital de Vietnam del Sur (tras los acuerdos de Ginebra).
Tras la guerra de Vietnam y la victoria del comunismo, liderado por Ho Chi Ming, Saigón pasó a llamarse Ho Chi Ming City.
Parece un poco de recochineo que precisamente le pusieran el nombre del líder contra el que tanto batalló parte de este pueblo…asique, popularmente, casi todo el mundo en el sur de Vietnam la sigue llamando Saigon.



Si queréis refrescar la memoria, os adjunto estos dos links:
Historiasiglo20.org
Portalplaneta



Mientras miraba por la ventana del bus desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad, por la arquitectura me parecía que había hecho un pequeño viaje en el tiempo, hasta la época de la colonia francesa. Y los locales siguen vistiendo con sus ropas típicas y sus sombreros cónicos! Eso no me lo esperaba….

Una vez con los pies en el asfalto… se acabó el viaje en el tiempo!.



En general, el tráfico en Asia es un caos al que ya estaba acostumbrada, pero en Saigón (y en Vietnam en general) es increíble!
Para que os hagáis una idea, es una ciudad con 11 millones de habitantes y 6 millones de motos!!!! Parece una exageración, pero es un dato real que maneja el gobierno por el problema que supone.
De hecho, para descongestionar el tráfico el gobierno recientemente se inventó una solución… Los trabajadores entrarán a trabajar por turnos en horarios rotatorios (7.00-7.30-8.00…), los niños entrarán a diferentes horas a las escuelas (más temprano los más mayores…), las paradas a comer y los horarios de salida también serán a diferentes horas.

Si piensas sólo en el resultado sobre el tráfico, aparentemente se descongestiona, pero ha generado el caos en el sistema familiar tradicional, ya que ahora sólo se ven toda la familia a la hora de la cena!!! Y sigue sin resolverse el problema del volumen de motos circulante… (esto demuestra que hay ministros listos en todos lados!!!).

Y con estas cifras…imaginar cómo es cruzar en una avenida sin semáforos!!. 
Digo sin semáforos porque en Vietnam podrían apagarlos todos y ahorrar un poco en electricidad, porque el caso que les hacen….

En la primera calle que tuve que cruzar, os prometo que pasé como 7 minutos mirando el tráfico y me salió una lagrimilla hasta que vi la solución bajo un sombrero cónico!
Vi a un hombrecillo con un pie en el asfalto (como a 10m de mi) y disimuladamente (ya os imagináis lo disimulada que soy…) corrí hacia él y pegué mi brazo a su hombro y daba los mismos pasitos que él!. Al principio miraba las motos pasar, pero después decidí mirar al frente y no acojonarme!.
No dejé de tener miedo a cruzar las calles en Saigón hasta que otro hombrecillo al que me pegué (pasó a ser técnica habitual…), después de cruzar me dijo:
“Para ellos, su moto vale más que tú y harán todo lo posible para no romperla”.
Asique, al cruzar, hay que caminar despacito pero con decisión y nunca ir hacia atrás!. Así las motos calculan tu trayectoria y te esquivan!.
Otra cosa son los autobuses, que no los rompen si te chocan!, frente a ellos hay que tener valentía!.

Llegué a tener tanta valentía que hasta cogí un mototaxi para ver la ciudad! Al principio casi le digo que me parara, pero ir en moto en Saigon es también parte de la aventura! Pasamos rotondas increíbles, giraba en sentido contrario, esquivamos peatones…. Y vi lo mejor de Saigon!!!. Aunque mil veces creí perder una pierna al pasar entre autobuses!
Ni qué decir tiene lo alucinado que te quedas cuando ves a una madre con cuatro niños (con mosquiteras en la cabeza para que no se coman bichos) en una moto en medio de esa jungla!


Sobre sus gentes…. es cierto que después de estar en Filipinas, llegas a Vietnam y te impresiona que haya mucha gente “arisca”, sobretodo entre los más mayores.
En alguna calle muy abarrotada sientes que te empujan sin más para pasar (pero feo), en un mercado para locales en Saigon no nos querían vender nada para comer…
Un día estaba mirando a otra española cómo regateaba un libro y la mujercilla que los vendía le dijo: “Si no tienes dinero, vuelve a América!”. Me impresionó tanto la escena….

En Saigón hice una parada durante toda una mañana en el Museo de La Guerra. Me habían dicho que era pura propaganda, pero nada que ver!. En la planta baja sí había propaganda, pero el resto del museo es pura realidad. Está claro que sólo cuentan su parte y no hablan de lo que también pasaron los americanos, pero lo que aparece es real.

Es un museo, como la mayoría de los museos en Vietnam, muy gráfico. No hay casi nada de explicación y lo que quiere mostrar lo hace con fotografías y restos de armamentos.
Cuando entré, no pensé que fuera a ver todas esas cosas. De hecho, nunca pensé que todas esas cosas pasaran realmente en una guerra, cómo se deshumaniza el ser humano y que los efectos fueran tan duraderos en el tiempo.
Imaginar que hay abuelas que han visto morir a sus hijos años después de la guerra víctimas de las sustancias tóxicas que probaron los americanos y ahora cuidan a sus nietos nacidos con graves deformaciones. Nos suena de las películas el Napal, el gas naranja…. Pero se probaron infinidad de sustancias!
Para que os hagáis una idea, en 1992, cuando en España teníamos nuestros Juegos Olímpicos de Barcelona, en Vietnam seguían naciendo niños con deformaciones por los efectos de las sustancias de la guerra. En 1992!!! Yo tenía 10años y aún sufrían la guerra en Vietnam!!
Creo que lloré un mar de historia reciente, necesario para entender mejor a este pueblo.

Siempre digo que hay que conocer bien su historia para entender bien cómo se comportan las gentes allí donde vas. Y ahora lo creo aún más!.

A pesar de todo, no tienen especial animadversión a los americanos en Vietnam. Sienten mayoritariamente que la guerra fue una guerra civil en la que intervinieron muchos “agentes externos”.

Os ubico por si no os aclaráis… que yo estaba liada antes de venir aquí…
*** La Guerra de Vietnam enfrentó a los EE.UU. y el gobierno de Vietnam del Sur  por un lado, contra Vietnam del Norte y las guerrillas comunistas que actuaban en Vietnam del Sur por otro.***


Los Túneles de Cu Chi (cercanos a Saigon, en el sur), fueron utilizados primero los soldados del Vietminh contra los franceses en la década de 1940 y más tarde fueron un refugio del Vietcong, que llegó a abrir túneles incluso debajo del cuartel general del ejército de Estados Unidos en el delta del Mekong. Tienen una longitud de hasta 250 Km.
De los túneles de Cu Chi todos hemos oído hablar, pero estar allí y ver dónde en realidad lucharon por tantos años, es otra cosa…
Son túneles hechos para la guerra. Tienen hasta tres niveles de profundidad, siendo los más profundos los utilizados para vivir en los periodos de mayor tensión (y bombas).
Puedes entrar en el primer nivel, asique allí que me metí y… fue una experiencia horrible!. Soy más bien pequeña (un poco mayor que el tamaño que ellos tenían, pero no mucho más…) y de verdad me pareció agonizante!. Sólo hay abierto al público unos metros, de los que las primeras partes están ensanchados para los turistas.


Al principio, vas de rodillas y más o menos bien, pero poco a poco vas llegando a los túneles originales y te falta el aire, llegas a tener que reptar para avanzar, casi a oscuras, con muchísima humedad e imposible ir marcha atrás por las incontables curvas y recovecos…. Una auténtica desesperación!
Y allí pasaron de forma intermitente durante tanto tiempo!!!

También es verdad que el pueblo vietnamita es original hasta la sorpresa! No puedo imaginar cómo debieron de pasarlo los americanos en la batalla “cuerpo a cuerpo”…
Para empezar, os habéis fijado cómo se sientan para descansar los asiáticos, en cuclillas, sin apoyar el culo en el suelo?... Los americanos, para  descansar tenían que sentarse propiamente. En un ambiente de humedad y suciedad, está claro a quién y por dónde le entraba todo…..
Los vietnamitas solían hacer los zapatos con cauchos de neumático, pero como nuestros zapatos con las diferentes formas de pie derecho-pie izquierdo. De forma que cuando creían conveniente, cambiaban las tiras de posición y aunque andaran hacia delante iban dejando huella de caminar en dirección opuesta…
Los americanos estaban entrenados a utilizar las esquinas como protección al abrir fuego (como se ve en las películas, disparo y me escondo…), asique los vietnamitas ponían todo tipo de trampas en las esquinas de las curvas dentro de los túneles.
En los respiraderos de los túneles solían poner ropajes de americanos para que los perros no detectaran el olor a vietnamita. Cocinaban al alba, cuando la bruma hacía indetectable el humo que salía de los respiraderos de las cocinas….
Y qué hacían con la tierra que salía al ampliar los túneles para no delatarse????? Rellenar los cráterees de las bombas...
Fundían los restos de las bombas americanas para reutilizar el metal y hacer trampas contra ellos...
Vamos, gente lista, como lista te hace la necesidad… 

Después de Saigón, tocaba un poco de aire fresco y pasé por la bonita Hoi An.


Es un pueblecito increíble! Os imagináis vivir en Indochina en el siglo XVI??  Pues así te sientes al pasear por su mercado y sus calles tanto de día, con sus  vivos mercaderes y comerciantes, como de noche, con sus farolillos de papel encendidos por todas partes, sus ofrendas de velitas flotantes en el rio…

Hoi An era en el siglo I el mayor puerto del Sudeste Asiático.
En los siglos XVI y XVII fue un importante centro comercial y se asentaron en la ciudad chinos y japoneses. En aquella época, españoles y portugueses conocían la ciudad como Faifo.
Todas las casitas del pueblo no tienen más de dos alturas. Muchas de ellas se pueden visitar.
Casas de madera oscura, con patios interiores. En algunas, todas las estancias de la planta superior se conectan a través de un pasillito que rodea el patio (tipo corral, también cuadrado). La madera da una tremenda sensación de “calidez”. La calidez de un hogar.
En los patios, inundados de plantas y flores que nunca antes había visto, siempre tienen una jaula con un pájaro, que representa la prosperidad y el honor de las familias.

Me pareció super interesante ver como casi en cada diez o quince casas de la zona china tenían unos centros asamblearios de reunión, donde trataban en comunidad los temas importantes (y los menos importantes). Viajas a China cada vez que entras en uno de ellos.


Y después de Hoi An.... Hue y su ciudadela...


Una vez más, en los alrededores de Hue volví a respirar un poco del pasado de Vietnam, en la Zona Desmilitarizada (DMZ).

El Río Ben Hai era la línea de demarcación entre el Sur y el Norte de Vietnam. La Zona Desmilitarizada se extendía ocho kilómetros a ambas orillas del río, aunque durante la Guerra, la parte sureña de esta zona era uno de los campos de batalla más sangrientos.
De hecho, todavía hay minas enterradas y aquí también tienen sus túneles (túneles de Vinh Moc), aunque éstos son diferentes de los de Cu Chi. En esta zona, permanentemente vivieron dentro de los túneles, por lo que son un poco más amplios, con cavidades como salas de reunión, hospital, escuela, despensa, dormitorios… Casi entro pero, no había dado ni cinco pasos cuando me entró terror al recordar Cu Chi y salí.

Sobre las minas…. En Vietnam, a día de hoy se sigue muriendo o sufriendo amputaciones por culpa de bombas, proyectiles, artillería, mortero y minas anti persona que no detonaron durante la guerra!!!  

Y después… seguí subiendo un poquito hasta Hanoi, la capital de Vietnam!.
Es más pequeña que Saigón pero igual de abarrotada de motos!! Tiene su encanto pero…. No como el de Saigon.

Cuanto más al norte, te das cuenta de que la gente es más tranquila, nunca verías una escena como la de “si no tienes dinero, vuelve a América” en Hanoi.
Y antes de ir a las montañas, pasé un ratito por Halong Bay. Típica postal de Vietnam por sus formaciones kársticas y su mercado flotante, pero no me impresionó especialmente ya que en Palawan (Filipinas) la imagen es similar y mucho más espectacular!.



Y llegó la hora de ir al norte y disfrutar en Sapa, de su paisaje de montaña, su Fansipan (el pico más alto de Vietnam) y sus gentes de numerosas etnias….

Pero eso es otra historia….




Bea, encantadísima de haberte conocido mi primer día en Saigón!!
Un placer haber compartido contigo Vietnam a ratitos!!! y sobrevivir a tus "regateos" en Saigon (si no tienes dinero...¡vete a América!), a tus "amenazas" en Hoi An (primero la moto y después el dinero!), las cañitas en Hue, el sleeping bus del infierno, las cañitas en Hanoi....
Y habernos complementado tan bien desde el primer momento… 
Superencantada de conocerte!! Seguro nos volvemos a encontrar en el camino!!!
SUERTE!!!
Nota: tu evolución en el arte del regateo… merece un P.A. (Progresa Adecuadamente)!  ;)

Mi Patri linda…. Qué alegría reencontrarte en Hoi An después de tanto tiempo…
Nuestro encuentro era lo único que había planeado en mi viaje antes de empezarlo…
Quién nos iba a decir hace unos años que, un día, estarías esperándome sentadita en un bordillo de Vietnam a que apareciera con mi mochila!
“Si dejas que la vida te sorprenda….. la vida te da sorpresas!”
Y a nosotras…. Nos da muchas sorpresas!


Sin duda, mi Vietnam no habría sido igual sin vosotras… 
Preciosas…. Câm o'n !!



No hay comentarios:

Publicar un comentario